Un informe recientemente expone el plan de trabajo para un sistema energético más sostenible

Las investigaciones de este estudio muestran que con el aprovechamiento de forma estratégica de sus recursos energéticos eólicos y solares, la República Dominicana puede alcanzar un futuro energético bajo en carbono.

Santo Domingo, República Dominicana. Según un nuevo informe elaborado por el Programa de Clima y Energía del Worldwatch Institute, los países pueden aumentar su dependencia en fuentes de energía renovables y reducir el consumo de combustibles fósiles sí adoptan determinadas políticas de apoyo a las energías renovables. El informe Estrategia para un Sistema de Energía Sustentable: Aprovechamiento de los Recursos Eólicos y Solares de la República Dominica evalúa los recursos de energía solar y eólica de la República Dominicana y aporta un plan estratégico y detallando las políticas necesarias con las que este país insular puede aprovechar su potencial energético renovable de forma rentable y reducir su dependencia en importaciones energéticas.

El director del Programa de Clima y Energía del Worldwatch destacó que “El desarrollo de una infraestructura energética estable puede hacer frente tanto las fluctuaciones de los precios de la energía, como a la amenaza de los desastres naturales, lo cual es de gran importancia para un país como la República Dominicana”. También señaló que “Es vital reducir la dependencia de las importaciones energéticas mediante el desarrollo de un sistema de energía renovable en el país.”

En los últimos años, la República Dominicana se ha comprometido a reducir su huella de carbono y proporcionar un acceso a la energía para sus ciudadanos de forma sostenible y segura. Al igual que muchas naciones en vías de desarrollo, este país ha contribuido relativamente poco a la crisis climática del mundo, mientras que es especialmente vulnerable a los impactos del cambio climático, incluyendo la escasez de agua, reducción en la producción de alimentos, incremento en los daños debido al aumento en la intensidad de las tormentas y el incremento del nivel del mar.

Mientras las economías de países en vías de desarrollo siguen creciendo, sus contribuciones a las emisiones globales de gases de efecto invernaderotambién lo harán, lo cual exige la transición a sistemas energéticos más sostenibles.

Varios países insulares están tomando medidas proactivas en las áreas de energía, eficiencia energética de los edificios y el transporte para reducir sus impactos ambientales. Sin embargo, la mayoría de los países en vías de desarrollo, incluyendo muchos países insulares como la República Dominicana, carecen de las tecnologías y políticas necesarias para apoyar las fuentes energéticas alternativas. En la Actualidad, esta situación está cambiando ya que los estados insulares están trabajando conjuntamente en el aprovechamiento las fuentes de energía renovable y en el aumento de la eficiencia energética.

La República Dominicana busca desarrollar un sistema energético moderno y sostenible, que a la vez sea más eficiente y con un mayor porcentaje de participación de las energías renovables en el mismo. La diversificación de las fuentes de energía junto con la reducción de las importaciones de combustibles fósiles y la mejora de la infraestructura energética son componentes clave para aumentar la seguridad económica y energética del país.

Según el informe en el que trabajaron el equipo de investigación del Worldwatch Institute y 3TIER, una empresa de cartografía e información geográfica de recursos renovables, la República Dominicana cuenta con grandes recursos solares y eólicos aun sin utilizar. Dicho estudio resalta la evaluación detallada de los recursos eólicos en seis provincias, así como de los recursos solares alrededor de las dos principales ciudades del país, Santo Domingo y Santiago. El informe explora el potencial de generación de energía renovable distribuida y centralizada del país. También examina las oportunidades para la creación de empleo a través de la industria energética renovable y evalúa los desafíos que representa la integración de estas formas de energía a la red eléctrica ya existente. El informe ofrece recomendaciones energéticas para crear un clima favorable a la inversión en la República Dominicana.

“Todo el mundo necesita un acceso asequible y seguro a la energía”, dijo Ochs. “Pero en el futuro es fundamental que esta necesidad se cumpla de la manera más sostenible y reduciendo emisiones. Con nuestras estrategias de energía renovable, el Worldwatch apoya a los gobiernos y empresas de servicios públicos para que amplíen el acceso a la energía y fomenten el desarrollo económico mientras trabajan para lograr un clima global estable”.

Otros aspectos significativos del informe:
– En el 2010, la República Dominicana pagó US$ 2.600 millones en importaciones de combustibles fósiles, lo que equivale a más del 5 por ciento de su PIB. Casi el 90 por ciento de la producción eléctrica del país se produce mediante combustibles fósiles.

– La red eléctrica Dominicana tiene una de las más altas tasas de pérdidas en distribución del mundo, con casi el 38 por ciento en el 2010. La inestabilidad de la electricidad cuesta al país más de US$ 1.000 millones más cada año, o un 3,4 por ciento del PIB.

– En las dos ciudades principales, Santo Domingo y Santiago, existen fuertes recursos solares, que se comparan favorablemente con la mayoría del resto de la región del Caribe. Cabe destacar que esta insolación supera la de zonas de Europa y Asia donde actualmente el desarrollo de energía solar es más alto.

– El gobierno Dominicano se ha comprometido a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 50 por ciento sobre los niveles del 2010 para el año 2030, un porcentaje que es comparable a los objetivos de la Unión Europea y una meta excepcional para un país no OCDE.

– Ley 57-07, sobre el Incentivo al Desarrollo de Fuentes Renovables de Energía y de sus Regímenes Especiales establece que el 25 por ciento de las necesidades del servicio eléctrico para el año 2025 sean suplidas a partir de fuentes de energías renovables.

– La ley también incluye incentivos para estimular la producción de energía renovable, incluyendo la exención del 100 por ciento de impuestos para equipos y maquinaria que sean importados y para la producción de energía de fuentes renovables, la exención del 100 por ciento de impuestos para las ventas de todos los equipos de energía renovable, y un crédito de hasta un 75 por ciento en el costo de capital de los equipos para instalaciones de hogares e industriales que cambien completamente al uso de energía renovable.

– Como signatario de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la República Dominicana tiene acceso a los fondos de financiación climática internacionales para apoyar su transición hacia la energía renovable.

El programa del Worldwatch de Clima y Energía identifica los componentes claves de los sistemas energéticos y de transporte con el objetivo de reducir las emisiones de carbono en la economía global, apoyar la eficiencia energética, estimular la innovación y la creación de empleo, afrontar la escasez de recursos, y reducir la contaminación del medio ambiente.

Acerca del Worldwatch Institute
Worldwatch es una organización de investigación independiente con sede en Washington, DC que se dedica a los temas de energía, recursos naturales y el medio ambiente. El informe La Situación del Mundo es publicado anualmente por el Worldwatch Institute en más de 18 idiomas. Para más información, visite www.worldwatch.org

Información enviada por:
Supriya Kumar
(+1) 202-452-1992, ext. 510
skumar@worldwatch.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *