Breve reflexión: el conocimiento y la tecnología al servicio de la mayoria…

7 Dic 2016 | 3

Una vista del Este de Caracas, en el atardecer del 06/12/16, muestra lo monumental de nuestro Cerro El Avila, además del detalle de la dicotomía social que se ha plasmado en los últimos 50 años.

Se percibe las carencias de nuestros cerros donde reina el desorden de los todos los servicios, que hacen imposible vivir con dignidad a un 40% de nuestra población caraqueña. Son seres humanos que subsisten a la espera de soluciones que nunca llegan, han sido pacientes, ¿hasta cuándo?

otip-2

Por doquier se discurre sobre el tema, pero los logros alcanzados son ínfimos. Pongamos lo mejor de nuestros conocimientos y armonicemos con compromiso social, acciones que presenten resultados a mediano plazo. Hay iniciativas apropiadas, apropiables y sustentables, a las cuales le debemos dar la oportunidad de actuar.

El desarrollo de Catuche en La Pastora en Caracas, es una iniciativa que fue semilla, a la cual no se le ha permitido germinar, estamos a tiempo, la justicia social está a la espera, para saldar la deuda social que nos permita tener una ciudad que ofrezca a sus ciudadanos vivir en paz y donde impere la justicia social.

El conocimiento y la tecnología, es mi parecer, debe tener como condición fundamental, estar al servicio de la mayoría que Justicia Social reclama.

otip-3-sancocho

Ing. José Adolfo Peña
Director
OTIP
otipjapu@gmail.com

Fotografías y texto tomado del facebook del Ing. José Adolfo Peña

Otros artículos

3 Comments on “Breve reflexión: el conocimiento y la tecnología al servicio de la mayoria…”


  1. kleeders garcia said:

    Excelente reflexión y me enorgullece haber formado parte de ese equipo en esa experiencia tan maravillosa como fue catuche donde se mezcló tecnología dentro de un ámbito social de bajos recursos donde se dejó esa semilla del conocimiento


  2. Luis Fuenmayor Toro said:

    Estoy de acuerdo con lo señalado, soy amigo personal de los dos arquitectos autores originales de todo el programa de restauración de barrios en el país, por lo que conozco muy bien de qué se trató; la UCV durante mi rectorado participó en el financiamiento del mismo y estuvo entre los organizadores del congreso que se realizó en Venezuela sobre la materia. Fuimos editores de la publicación resultante. Sólo quiero aclarar, que la mejor forma de colocar al sector científico y tecnológico al servicio de las mayorías empobrecidas de nuestras naciones, es alcanzando su desarrollo pleno sin caer en la trampa de quienes hablan de la pertinencia de las ciencias. No hay conocimiento impertinente, la impertinencia está en quienes lo utilizan, que no lo hacen en función del desarrollo de los pueblos sino de intereses particulares, contradictorios con las necesidades dela mayoría y de la justicia social.


  3. Osman Ventura B. said:

    Esa dicotomía que en Caracas representa un 40% de su población viviendo en los cerros, también existe en mayor o menor proporción en todo el territorio de nuestro país. Entre tantas otras causas, puedo mencionar algunas que originan esa terrible realidad:
    – La improvisación que predomina en las decisiones que toman los diferentes niveles gubernamentales, para la solución de los problemas.
    – La carencia de planificación y en particular la ausencia de seguimiento y control de las obras y recursos económicos asignados para las mejoras de la infraestructura de estos sectores más vulnerables.
    – La falta de castigo, es decir, el exceso de impunidad ante tantos hechos de corrupción que se cometen tanto en organismos públicos como privados.

    En conclusión, pareciera que nuestro país Venezuela está condenado a ser dirigido por gobiernos de los extremos, es decir, los que gobiernan para los poderosos económicamente y empobrecen aun más o los mas pobres y los gobiernos llamados progresistas que la improvisación y la falta de seguimiento y control se les convierte en anarquía que termina enriqueciendo aun más a los que más tienen económicamente. Consecuencia: Aumento de la dicotomía social.

Comenta este artículo

Edición Electrónica