Casa Mérida

Este proyecto se desarrolló bajo el concepto de vivienda unifamiliar y estudio para artista, sobre una pequeña parcela de 168 m2; ubicada en la parte posterior de una casa ya existente.

Tomando en cuenta las potenciales vistas a la montaña donde está ubicada la vivienda, se adopto un esquema en “L” que; al tiempo que delimita el perímetro, permite la generación de un jardín interior. De esta manera se distribuye el programa a lo largo de dos alas; una que contendría los espacios de vivienda y otra los espacios destinados al taller del artista.

Esta vivienda de dos plantas, al estar ubicada en un ambiente de campo, se diseñó utilizando los materiales propios del sitio; tales como: piedra natural, ladrillo rustico, teja de arcilla y maderas de diferentes tipos. Sólo el acero, vídrio –utilizado en grandes paños para capturar el paisaje- y el concreto en obra limpia, le conceden el carácter de casa contemporánea.

El contraste entre los materiales vernáculos y los modernos se acentúa al mostrarlos tal y como se consiguen en la naturaleza; así , el ladrillo es colocado en traba sencilla pero sin ser “curado” en su cara exterior (solo se cura en el interior de la casa). La madera es lijada y curada con aceites y barnices transparentes de acabado natural, dejando así al descubierto las vetas y cualidades propias del pino, cedro y samán.

La totalidad del muro perimetral de todo el proyecto fue hecho laboriosamente de piedra natural, utilizando la técnica tradicional de las viviendas rurales y potreros de la zona. Escogiendo una a una las piedras, fueron picadas y colocadas como en un gran rompecabezas.

Luz y silencio fueron dos de las determinantes principales al momento de distribuir y configurar los diferentes espacios de la casa.

Una sencilla puerta en madera de samán de dos hojas con falleba y herrajes, marca el acceso principal a la vivienda, ubicado a un nivel intermedio entre las dos plantas. El descanso de la escalera que conecta los dos niveles, sirve de recibo principal, desde el cual, se puede subir a la habitación principal, sala de estar y biblioteca o bien bajar al área de cocina, patio central o taller.

La escalera que nos da la bienvenida en la entrada, tiene como característica particular, que su tramo superior ilumina el espacio de recibo a través de sus contrahuellas acristaladas y su tramo inferior, hecho en tablones de madera macizos incrustados en un muro de concreto dan la impresión de estar flotando.

Al subir, podemos apreciar que la escalera y el paño de vidrio que la separa del patio interno están a una doble altura. Una vez arriba se aprecia una pequeña sala de estar con un balcón que se abre al patio.

Desde este sitio podremos acceder a la biblioteca o a la habitación principal; que, ubicada de forma tal que el dormitorio tenga vista a los picos nevados; cuenta con un balcón, un poco más amplio, lo que permite mayores vistas y una buena iluminación natural.

El “vestier” comunica el cuarto con el baño principal a través de un pasillo iluminado por una claraboya en el cual se ubicaron amplios closets y espacios de almacenamiento. También el baño principal cuenta con un lucernario por encima de la ducha.

En la planta baja, la cocina y sala comedor se encuentran integrados en un solo ambiente; delimitado en un extremo por el muro de piedra y en el otro por ventanales de vidrio que van de piso a techo, integrando los ambientes interiores y exteriores.

Desde la cocina, un estrecho alero nos conecta con el taller de pintura, en el que nos recibe una escalera de caracol hecha en láminas de metal oxidado. Al subir por ella, entramos a la biblioteca. El estudio de pintura, cuenta con un espacio a doble altura-que permitiría poder pintar cuadros de grandes formatos- y otro de altura convencional muy bien iluminado por ventanales de piso a techo con vista al patio, donde se ubican los caballetes.

Una vez en la biblioteca, se completa el circuito de recorrido de la casa. Desde ahí, pasillo acristalado -a manera de puente, nos conduciría nuevamente al estar.

Como se puede apreciar a lo largo de la descripción; el patio o jardín interior, es el corazón de este proyecto; que, no solo propicia la contemplación de la naturaleza en su espectacular amplitud, sino que también permite una mirada más íntima a sus sencillas maravillas.

Ficha técnica:
Arquitectura:
Arq. Oscar Aguilera Valero
Arq. Franyelitz Salazar de Aguilera
Ubicación: Sector San Javier del Valle. Via el Paramo de la Culata. Parcela n.6, Mérida
Texto:
Arq. Oscar Aguilera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *